Las sandías

25 08 2009

Dicen los lugareños que tiempo atrás un vecino, harto de observar jornada tras otra cómo cada amanecer le faltaban sandías, decidió resabiado, poner un cartel donde rezaba: “Sepa Vd. que entre tantas, una ha sido envenenada.”

Mayúscula fue su sorpresa cuando uno de aquellos despertares comprobó que en un nuevo tablón se leía “Vd. hablaba de una, más ahora ya son dos”.

Esta historieta, por mí aderezada, la escuché hace años en Vilvestre. Y ciertamente, aquellas reacciones nacidas de la agitación y el disgusto pasajeros, pueden con facilidad, volverse en nuestra contra.

Anuncios