La riqueza del castellano

12 08 2009

No es el título que introduce al antiguo, al tiempo que conocido, artículo sobre “los cojones” que buscando en el Gooráculo fácilmente encontraréis. Se trata, sin embargo, de una entrada surgida por la recurrencia (ocurrencia entre doble y n-ésima) de la idea de que nuestro castellano realmente lo es. Sirvan como ejemplo ilustrativo las palabras esquina y rincón: familiares y lógicamente diferenciables. Pues bien, conocía que en alemán no hacían este distingo (beide sind ecke) y, preguntando a un amigo francófono, he sabido que en francés tampoco.

¡Qué grandeza la de la lengua berceo-cervantina!

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: