Ser ɯopǝɹuo

29 08 2009

Vivimos en un país que está llamado -por gente con nombre y apellidos, así como por compañías, organizaciones y asociaciones con razón y domicilio social- a acabar en pro de la modernidad con muchos de los elementos socio-culturales, folclóricos de arraigambre y, ¿cómo no? religiosos que durante siglos hemos atesorado. He de confesar que en ocasiones no sé muy bien de qué va esta modernidad. Por ejemplo, si se trata de solucionar la inmadurez de los jóvenes con una pastilla que desde los 16 años pueden conseguir para “ocultar que ha pasado algo”, yo me decanto por ser carca, pero carca de los de verdad. A la luz de las estadísticas difundidas por los centros de planificación familiar, el índice de reincidencia en las usuarias solicitantes de la píldora del día después es alto. Parece claro que no es un método anticonceptivo, pero muchos pospúberes la utilizan como tal.

Dejando de lado cuestiones morales, pero continuando con la avant-garde, la avanzadilla de lo que en un decenio tendremos por estos lares, leía hace algún día la noticia de titular: “Obama anunciará financiación por U$ 2.400 millones para fabricar coches eléctricos“. Mientras, aquí nos esforzamos en salir de la crisis a golpe de ladrillazo, embelleciendo nuestras aceras, renovando sus farolas, y olvidándonos de lo ventajoso que sería encontrar la fórmula para reconvertir nuestro (volátil) estrato económico de naturaleza inmobiliaria, en uno más competitivo, véase: el tecnológico.

Amigos, en analogía con un razonamiento expuesto por Juan Manuel de Prada, os digo: ser moderno implica ir a contracorriente (moverse en dirección diferente [que no contraria] a la de la masa) por eso, no hay nada más reaccionario hoy día que ser cristiano. Ah, una pregunta final, ¿qué pasaría si un sacerdote hubiese precedido el discurso de Zapatero tras la victoria socialista de los pasados comicios? Sin duda, más de uno se habría rasgado las vestiduras. A pesar de esto, para muchos obamistas el discurso (el gesto, tan importante en política) de un reverendo como antesala al discurso de la victoria, pasó inadvertido. Pero claro, ellos tienen tablas, son la primera economía del mundo, y celebran la verdadera Fiesta de la democracia, de la pluralidad.

Anuncios




No me llames Dolores, llámame Lola

27 08 2009

Las Tecnologías de la información y la comunicación están presentes en nuestras vidas y sin duda, resultan de gran ayuda en tanto simplifican muchas de las actividades que a diario realizamos: el sistema que controla la frecuencia de paso de los autobuses, el cajero automático (que en breve, permitirá operar mediante el DNI-electrónico), la red telefónica, Internet y sus incontables servicios…

Sin lugar a duda, puede decirse que son familiares a todos, incluso a nuestros mayores y sin embargo, muchos medios mantienen la nomenclatura de “Nuevas tecnologías“. Si unas vacaciones de Semana Santa me marché oyendo hablar de pateras que al regreso eran cayucos, y la gripe porcina ahora ha resultado ser A, ¿no deberían tomar nota y actualizarse?





Las sandías

25 08 2009

Dicen los lugareños que tiempo atrás un vecino, harto de observar jornada tras otra cómo cada amanecer le faltaban sandías, decidió resabiado, poner un cartel donde rezaba: “Sepa Vd. que entre tantas, una ha sido envenenada.”

Mayúscula fue su sorpresa cuando uno de aquellos despertares comprobó que en un nuevo tablón se leía “Vd. hablaba de una, más ahora ya son dos”.

Esta historieta, por mí aderezada, la escuché hace años en Vilvestre. Y ciertamente, aquellas reacciones nacidas de la agitación y el disgusto pasajeros, pueden con facilidad, volverse en nuestra contra.





Mainhattan

20 08 2009

Mainhattan

Pues sí amigos, éste es el bonito skyline de Frankfurt, contemplado desde la azotea de Galeria Kaufhof. Haciendo un juego de palabras con el río Main, a cuyas orillas se asienta la capital económica de la Unión, y el popular Manhattan neoyorquino, los alemanes llaman a la zona financiera: Mainhattan. En la acristalada silueta de la ciudad destaca la Commerzbank Tower -de 259 metros- la segunda más alta de europa al día de la fecha.

En muchas ciudades españolas hemos tardado demasiado en darnos cuenta de que vivimos de espaldas al río, a menudo, génesis mismo del núcleo poblacional. No es el caso de Frankfurt y su Main, perfectamente integrado en la organización de la ciudad, con zonas de recreo, navegable y evocador.

Westhafen Turm





Los pequeños detalles

17 08 2009

… son los que marcan la diferencia.

Con frecuencia, apelar a lo más esencial del hombre resulta efectivo. Cuando estuve en la hospedería de las hermanas dominicas de Fátima, tenían puesto un pequeño cartel en la puerta de entrada, pidiendo no derrochar agua y utilizar, en la medida de lo posible, las toallas más de una vez.

Con la sencilla frase que encabeza el artículo, y sin necesidad de hacer un estudio de mercadotecnia estoy convencido de que hacen llegar su mensaje.

Y precisamente de esos pequeños detalles quería hablar: un 25 de septiembre de 2007 volé a Colonia. Mientras esperaba el tren que me llevaría a Dortmund, para seguidamente continuar hasta Bielefeld, decidí comer algo en un Mc Donalds de la estación. Era de noche y no había mucha gente. Cuando faltaba poco para marcharme llegó un vagabundo, algo bebido, que ante la negativa de los dependientes a darle una hamburguesa gratis, empezó a dar voces y a tirar cosas del mostrador (servilletas, cartelitos…). La policía tardó poco en llegar y me sorprendió su reacción: hablaron con los chicos y con el hombre. Tras conocer “el problema” uno de los policías sacó dinero de su bolsillo para pagarle una hamburguesa.

Me queda la duda de si un policía español habría reaccionado del mismo modo; marcando también la diferencia.





Curiosidad

17 08 2009

¿Sabes cuál es la palabra española de mayor longitud que puede ser tecleada con una sola mano?

Extraterrestres





Principio de ocultación de la información

14 08 2009

Cuando le comentas a alguien que has vivido-estás viviendo en Alemania, es habitual escuchar comentarios verosímiles sobre el precio de la vivienda. Y en efecto: el precio medio del metro cuadrado es sustancialmente inferior al de España tanto en compra como en alquiler. Lo que parece que no nos han contado es que el precio de “las cosas del día a día”: alimentación, transporte público, seguro sanitario… (sin que se nos olviden los 0.50€ de rigor para ir al baño) no es equiparable al de nuestro país. ¡Ah claro! es que los salarios son superiores -alegarán los todólogos. Pues bien, en un foro he encontrado lo siguiente:

Impuestos: Calcula que si eres solteros, sin hijos, sin discapacidades… entonces ¡enhorabuena! le donarás al estado alemán alrededor del 45% de tu salario.

En esta página puedes encontrar los salarios medios de Alemania, clasificados alfabéticamente.