Libertad con primera grafía mayúscula

29 07 2009

Aquellos que enarbolan la bandera de las libertades (minúscula) a menudo son los primeros en pedir imponer la ley del silencio. Qué desacato para con la verdadera Libertad, basada en hechos y no en discursos retóricos, que colapsan al menor golpe de contraviento.

Pasen, vean, y si encuentran algo mejor, por favor, vótenlo.

Anuncios




Sense and simplicity

24 07 2009

Me dice un doctorando, ingeniero de Telecomunicaciones: “yo no es que haya programado mucho, pero total, es poner unos bucles, unos if y unos elses…”

Debí responderle: “yo no es que haya escrito muchos artículos, pero total, es poner unas palabras junto a otras, meter unos saltos de línea… y magia de buena: ¡tienes tu paper!”

¿Se puede ser más simplista?





El patrón habituación

22 07 2009

Primero lo llaman excéntrico, luego raro; más tarde curioso, para terminar asimilándolo y haciendo de ello algo típico.





Nos toman el pelo

22 07 2009

Lo comentaba con un compañero de trabajo: si algo pretende la publicidad por encima de todo es embaucar, ofuscar o en román paladino: liar.
Una estrategia recurrente (incluso abusiva) que utiliza la publicidad es la de presentar un conjunto de valores para conseguir justamente ¡los contrarios!.

Mi compañero venía a decir: Apple trata de vender exclusividad, prestancia, sofisticación. Fíjese usted: exclusividad. Sí sí, ha leído bien, exclusividad (pocos y afortunados los que poseen el bien de consumo) y todo esto… ¿para qué? Pues indubitablemente, para vender más.

Es una de esas paradojas que pasan inadvertidas al común de los consumidores.





De don Miguel de Unamuno y Jugo

19 07 2009

¿Pero a qué hablaros más de esta ciudad? Siempre que os hablo de mí, de mi España, de cualquier cosa, os estoy hablando de ella. No la juzguéis por mí solo, pero creedme que si hay algo en mí y en mis escritos que os satisfaga, a esta ciudad de Salamanca se debe ello en mucha parte. – Miguel de Unamuno.





Origen común

18 07 2009

Visitar un conjunto histórico-artístico de la mano de un teólogo es una experiencia enteramente recomendable. Hace unas semanas tuve ocasión de recorrer las estancias (reales) del Monasterio de El Escorial en compañía de un joven amigo exégeta. Durante la visita de su sobresaliente colección pictórica un cuadro llamó la atención de mi amigo: la pieza representaba a Agar, la sierva egipcia de Abraham, con su hijo Ismael.

Y vio Sara que el hijo de Agar la egipcia, el cual ésta le había dado a luz a Abraham, se burlaba de su hijo Isaac. Por tanto, dijo a Abraham: echa a esta sierva y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no ha de heredar con Isaac mi hijo.

Este dicho pareció grave en gran manera a Abraham a causa de su hijo. Entonces dijo Dios a Abraham: no te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia. Y también del hijo de la sierva haré una nación, porque es tu descendiente. [Génesis 21:9.13]

Es precisamente este pasaje el que narra la génesis de los ismaelitas -descendientes de Ishmael-, 12 tribus en origen, que habitaron Arabia entre Havila, Egipto y el Éufrates.

Tenemos pues, judíos, musulmanes y cristianos raíces comunes y por ende estamos llamados al entendimiento, convocados a la fraternidad.